Empoderadas

Elena Bolados y Mónica Arteaga: La historia de dos mujeres que decidieron liderar iniciativas de apoyo a pacientes oncológicos.

Elena Bolados/ Mónica Arteaga

A raíz de sus experiencias personales, ambas optaron por enfocar su vida en dar tranquilidad y respaldo a familias de niños con cáncer. Los desafíos, proyecciones y sus perspectivas, en la siguiente nota.

Sus vidas han transitado caminos difíciles, pero también han abrazado la resiliencia para ayudar a quienes están atravesando una experiencia similar. Se trata de Mónica Arteaga y Elena Bolados, dos mujeres que desde sus respectivas iniciativas: Fundación Casa Familia y la Organización de Padres de Niños Oncológicos han respaldado a pacientes con cáncer y a sus familias, para acompañar su lucha y hacer de este un proceso bajo mejores condiciones.

Orígenes de la Fundación Casa Familia

Cuando tenía sólo cinco años, una de las hijas de Mónica Arteaga fue diagnosticada de cáncer. En ese momento y en vista que en Chile aún no existían las mismas posibilidades, el Hospital St Jude se transformó en la mejor alternativa. Tras ocho meses de tratamiento intensivo en Memphis, Estados Unidos, la familia decidió continuar con parte del proceso en Chile de la mano del Hospital Luis Calvo Mackenna. “Mi hija terminó el tratamiento y cuatro años después mi marido fue diagnosticado con Leucemia. Necesitaba si o si un trasplante y aquí aún no se realizaban, por lo que no nos quedó otra alternativa que viajar a Houston y permanecer nueve meses allí”.

Tras esta y la primera experiencia, el retorno sin duda no sería de la misma manera. Para esta profesora de matemáticas ambos hechos significaron un antes y un después en su vida, sintiendo la profunda necesidad de ayudar a otras madres que pasaban por la misma situación, así decidió crear una casa de acogida y de eso ya han pasado 25 años.

Si bien los cimientos se forjaron en dos viviendas, hoy la fundación ya cuenta con un edifico propio y un historial de más de 400 familias a la fecha.  La iniciativa acoge actualmente a alrededor de 30 niños más sus tutores y el objetivo principal es acompañar, educar y dar herramientas a estas personas, respaldados por un equipo de voluntarios, por una psicóloga, una asistente social, entre otros colaboradores.

La fuerza de la Organización de Padres de Niños Oncológicos.

La realidad del cáncer también tocó de cerca a Elena Bolados, quien, debido a la enfermedad de su sobrino tuvo que trasladarse a Santiago desde el norte de nuestro país para acompañarlo en su tratamiento y ser su cuidadora tras ser derivado a cuidados paliativos.

Elena lo asistió hasta sus últimos momentos de vida, sintió el desamparo, pero tras el fallecimiento del menor a la edad tres años, decidió dirigir sus esfuerzos para liderar desde el 2013 la Organización de Padres de Niños Oncológicos en Coquimbo.

Actualmente más de 260 pacientes han sido beneficiados gracias a esta iniciativa. La labor de Elena (quien también es auxiliar de laboratorio en la Universidad Pedro de Valdivia) se ha centrado principalmente en generar actividades sociales, orientar a los padres y gestionar recursos y reembolso de pasajes para que las familias puedan tener un momento de mayor tranquilidad y los niños puedan pasar por este proceso de la forma más digna posible.

Un 2020 marcado por la crisis y los cambios

Tras el inicio de la pandemia, para la Fundación Casa Familia, surgieron una serie de cambios como la disminución del voluntariado debido a la crisis sanitaria y la limitación de sus actividades presenciales, sin embargo, gracias a la tecnología desde la institución, han continuado la labor de guiar a las familias.

En esa línea una de las iniciativas para reunir recursos que tuvo que ser postergada fue la realización de la cena anual, por eso y ante la realidad país, se optó por reemplazar el evento por la primera colecta digital de la institución (disponible hasta el 9 de mayo) a fin de seguir apoyando y entregando un punto de acogida a más pacientes que muchas veces no cuentan con los recursos o las condiciones para establecerse en otra vivienda.

En el caso de la Organización de Padres de Niños Oncológicos, este tiempo no ha estado exentos de dificultades. Hoy la mayor preocupación de Elena es que muchos de los niños tienen que viajar de madrugada en buses convencionales para asistir a sus controles, con el desgaste y los riesgos que eso implica. Según comenta Bolados recientemente la organización presentó un proyecto al Gobierno Regional para contar con un bus de traslado en óptimas condiciones, sin embargo, la iniciativa no fue respaldada debido a la falta de recursos.

La realidad de los padres es dura, señala la presidenta de la organización, muchos de ellos han perdido sus trabajos y siente que aún hay una falta de empatía y conexión por parte de las autoridades y el sistema público, pero es esa misma realidad y el recuerdo de su sobrino lo que la motiva a encabezar una lucha que hoy moviliza a tantas familias. En ese sentido, Elena destaca que el apoyo de sus colaboradores y de las profesionales del área de la salud Valery Sapiain y Maricela Cerda ha sido clave para seguir adelante.

Proyecciones

Para este año, la Organización de Padres de Niños Oncológicos, seguirá activa generando redes con los pacientes y sus familias. De acuerdo a lo que precisa su gestora actualmente siguen con campañas de entrega de mercadería, útiles de aseo y juguete en lugares como La Serena, Coquimbo, Ovalle, Vicuña, y zonas cercanas. (Quienes estén interesados en colaborar pueden dirigirse a la página de Facebook Vicente Aquiles Segura o al teléfono +56992174500).

En el caso de la Fundación Casa Familia, actualmente están centrados en diversos proyectos.    “Nos dimos cuenta que a veces los niños seguían en la casa de acogida porque no tenían las condiciones óptimas en sus hogares, entonces creamos “volver a casa”, que ha sido precioso porque una asistente social mueve las redes para que las madres puedan acceder a una casa, también logramos un convenio con el Ministerio de Vivienda” puntualiza Arteaga.

Ahora y a pesar del cese de trabajos debido a las cuarentenas nacionales, el sueño está centrado en continuar con las obras de “Casa de Luz”.  Este nuevo edificio, considerado el primer hospice pediátrico de Sudamérica (ya cuenta con un 32% de avance) espera estar listo en marzo para acoger a los niños que entran a cuidados paliativos y que además no cuentan con los medios para establecerse en un lugar junto a sus familias. (Para más información sobre esta iniciativa o para acceder a la colecta digital, visitar el sitio web www.casafamilia.cl)  

Reconocimiento de la vocación y un mensaje a las madres

Recientemente la Fundación Mujer Impacta premió a nueve mujeres por su aporte a la sociedad. Mónica y Elena, forman parte de ese listado, y es que, si bien el reconocimiento las tomó por sorpresa, ambas solo tienen palabras positivas para este momento.

“En general yo soy muy bajo perfil, pero este reconocimiento también ayuda a que lleguemos a más personas. Gracias a Casa Familia he crecido como persona porque cada mamá te enseña mucho, es una satisfacción personal poder acompañar acoger y guiar, es maravilloso y un regalo de Dios” comenta Mónica Arteaga.

“Fue muy emocionante, jamás me lo esperé, es un tremendo reconocimiento, nos han dado las herramientas para seguir con nuestras obras, me he sentido muy querida y me da fuerza porque atrás de uno hay muchos colaboradores que se alegran con lo que está pasando”. Señaló Elena Bolados.

Si bien ambas lideran iniciativas distintas, a Mónica Arteaga y Elena Bolados las une la vocación, el coraje para enfrentar la vida y el objetivo de ayudar a quien lo necesita. En ese sentido, entendiendo que las madres son cruciales en el acompañamiento y cuidado de hijos con cáncer y que este domingo se celebra un nuevo día dedicado a ellas, estas mujeres decidieron entregar un especial mensaje y saludo.

“A todas las mujeres les saco el sombrero, creo que son luchadoras a mil. Les diría que luchen porque la única paz que nos puede quedar si las cosas no salen como esperamos es decir lo di todo por mi hijo. No pierdas un minuto y haz todo lo posible por ellos” recalcó Arteaga.

“Les mando un fuerte abrazo, porque hay muchas que sacan fuerzas de sus flaquezas para acompañar a sus hijos. Admiro a todas esas mujeres, a mi hermana por todo lo que tuvo que pasar y a las mamás de Chile que tienen que luchar contra un gigante llamado cáncer, muchas veces el reconocimiento no llega pero que sus hijos salgan adelante ya es todo” agregó Bolados.

Paloma Castillo

Añadir comentario

Siguenos

En nuestras redes sociales