Empoderadas

Conoce la importancia de ejercitar el piso pélvico

Giselle Koch, nutricionista de Figurella, con especialidad en actividad física y deporte, entregó algunos consejos en torno a este tema

¿Por qué es importante fortalecer el piso pélvico? Muchas mujeres ignoran la respuesta a esta pregunta, sin embargo, prestar atención a este punto y enfocarse en su cuidado como un hábito cotidiano podría traer una serie de beneficios para la salud.

El piso pélvico ayuda a prevenir la pérdida involuntaria de orina, soportar los órganos intraabdominales, proteger los órganos pelvianos y sostener en posición correcta la vejiga, además de controlar el paso de orina y movimiento intestinal. Otra de sus características es que es flexible y se adapta a los movimientos y la actividad, sin embargo, con el desuso puede debilitarse y es necesario tener en cuenta que el buen estado de la tonicidad de la musculatura es crucial para evitar problemas de incontinencia, prolapsos, entre otras afecciones que repercutan directamente a la calidad de vida y la autoestima.

Para Giselle Koch, nutricionista de Figurella, con especialidad en actividad física y deporte y diplomada en Fisiología del Ejercicio y ayudas ergogénicas, ejercitar de forma regular el piso pélvico ayuda a fortalecer y tonificar estos músculos. Existen estudios que demuestran beneficios en la rehabilitación postparto para disminuir problemas en el futuro y aprender a ejercitarlos de forma correcta es vital en cada época de la vida. Por lo mismo Figurella propone ejercicios para mantener la musculatura en buena forma.  “Todas las mujeres deberían acostumbrarse a fortalecer el suelo pélvico a diario, como un hábito saludable, como algo tan o más importante como es lavarse los dientes o el mismo cuidado del cuerpo”. Puntualiza Koch.

De acuerdo a lo señalado por la nutricionista, la mayoría de las mujeres saben cómo contraer sus abdominales, pero no los músculos de su suelo pélvico, por lo que recomienda el siguiente consejo para aprender a hacerlo.

“El ejercicio básico es contraer el músculo pélvico como si se intentara parar la emisión de orina, pero sin orinar, y relajarlo rápidamente, sin contraer la musculatura abdominal. Este ejercicio se realiza unas 50-100 veces al día en tandas de 10-20 contracciones cada vez. Es bueno hacerlo a lo largo del día, puede ser acostada en la cama, sentada y de pie. El ritmo lo lleva cada persona y debe ir de menos a más, para evitar el cansancio y el incumplimiento” indicó la profesional. “La realización de este ejercicio pasa desapercibida para los demás y no interfiere con otras actividades diarias. Supone pocos minutos al día y evita muchos problemas a las mujeres”. Finaliza Giselle Koch.

Paloma Castillo

Añadir comentario

Siguenos

En nuestras redes sociales