Empoderadas

Miradas y voces de la Ingeniería: Aportes y participación de mujeres desde las aulas

Conversamos con Valeria Luco de Inacap Chillán y Belén Muñoz de la Universidad de Concepción, quienes aportaron experiencia y perspectivas en torno a esta temática.

El pasado 23 de junio se conmemoró el Día Internacional de la Mujer en Ingeniería, una fecha que nos recuerda el camino que han transitado las mujeres en Chile para dejar atrás el estereotipo de que esta y otras áreas STEM son “sólo para hombres”

Las cifras de educación superior mostraron que el 2020 fue un año complejo en cuanto al ingreso de mujeres al área de la Ingeniería. De acuerdo al Cruch un 55% de las personas seleccionadas para entrar a la universidad fueron mujeres, de las cuales solo el 10% fue admitida en carreras de Ingeniería y Construcción.

Barreras

Por otro lado según indicó el informe de la Onu “Las mujeres en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en América Latina y El Caribe” el conjunto de factores que han afectado la participación, el rendimiento y la progresión de niñas y mujeres en los estudios STEM están asociados a cuatro dimensiones: Estudiante, familia y pares, escuela y la sociedad. En esa línea, se advierte que los primeros niveles educativos son clave en cuanto a la autopercepción de las niñas y el interés que desarrollen en torno a estas áreas, del mismo modo que los estereotipos de género, las expectativas de los padres, la interacción con los docentes, condición socioeconómica, brechas salariales y la conciliación trabajo y familia (entre otros puntos) se han posicionado como parte de las barreras estructurales y culturales presentes con mayor frecuencia.

Estudiantes por el cambio

¿Pero que ha significado para quienes ya están insertas en estos espacios, derribar los prejuicios y ser parte del cambio? Belén Muñoz, estudiante de cuarto año de Ingeniería Civil Metalúrgica en la Universidad de Concepción comenta que en su entorno familiar los estereotipos nunca fueron tema, sin embargo, se encontró con una realidad diferente al momento de ingresar a la educación superior. “Una vez dentro me di cuenta de lo fuerte que llegan a ser los estereotipos. Ejemplos de esto hay por montones; que si te equivocas lo asocian a que eres mujer y no tienes las habilidades, que si tienes un problema con alguien es por las hormonas, que si eres seria te tratan de amargada, pero si andas sonriendo te dicen “poco seria”, etcétera. Lo importante es ver cómo de a poco estos estereotipos van perdiendo su lugar, ver cómo los jóvenes de hoy van perdiendo esa idea de que esto es de mujer y esto otro de hombre, pero aún queda mucho por hacer” planteó Muñoz.

Desde abril de este año, Belén asumió como presidenta de la agrupación Women in Engineering, iniciativa que desde 2018 comenzó a operar en la Universidad de Concepción generando charlas, conversatorios y distintas actividades enfocadas de forma estratégica y coordinada a fin de impulsar la participación femenina en las áreas STEM.

“Principalmente lo hacemos a través de la exposición de referentes, tanto actuales como históricas, también a través de la reivindicación de mujeres que han sido ignoradas por la comunidad científica a pesar de la importancia de sus logros. Otro frente importante en el que trabajamos es en crear una red de apoyo para quienes ya ingresamos a estos campos. Creando grupos como el nuestro, que tiene presencia internacional, podemos generar conexiones que nos motivan aún más a continuar en nuestras carreras y que representan un sistema de soporte para enfrentar las dificultades que estas presentan” agregó la estudiante.

La experiencia de Valeria Luco

“Entré a estudiar primero Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Católica y luego decidí cambiarme a Inacap a estudiar Ingeniería Mecánica en Mantenimiento Industrial… Yo era la única mujer entre este grupo de hombres, habían otras mujeres, pero estaban repartidas en otros cursos, de hecho, de un universo de 1500 estudiantes en Inacap Concepción, nosotras éramos alrededor de 40 alumnas en toda el área”.

De esta forma, Valeria Luco recuerda su paso por la etapa universitaria en el año 2013. Si bien en un principio, al interior de su familia existía un temor respecto a que estudiara una carrera catalogada socialmente como masculina, su rigurosidad y fuerte convicción de que podía lograr todo lo que se propusiera la llevó a destacar entre sus pares.

“No sentí discriminación por parte de mis compañeros,entré con actitud y demostrando que podía hacer lo mismo que los demás o incluso mejor. En un momento me desempeñé en el área de mantención de talleres, ahí yo fui la primera mujer y ningún profesor menospreció mi trabajo. Ellos mismos reforzaban y me motivaban a sacar la carrera”. Comentó Luco, cuyas habilidades y trayectoria a nivel académico, además de su desempeño profesional la llevaron a convertirse en Coordinadora de Carrera del Área Mecánica en Inacap Chillán.

Perspectivas

Para Valeria, si bien en la actualidad es necesario seguir potenciando la participación femenina, asegura que ha existido un aumento en el número de alumnas comparado con la época en la que ella entró a estudiar. Por lo mismo hoy desde su cargo se preocupa de orientar a padres y a jóvenes que requieren información para ingresar a Ingeniería, así como también a nivel institucional se han desarrollado protocolos contra la violencia de género e intensificado los procesos de difusión, pensando en mejorar el ingreso de mujeres (por ejemplo, realizando reuniones junto a estudiantes de enseñanza media y de Inacap para incentivar la participación en el área mecánica).

“Es un trabajo en conjunto, culturalmente la sociedad ha cambiado bastante y las mujeres nos hemos ido empoderando más. Si una mujer antes quería algo que era considerado “masculino” era mal visto, pero hoy ya se habla de un cambio social” precisó Luco.

Por su parte desde Women in Engineering (Wie UdeC) agregaron que una de las metas para este año radica en fortalecer las alianzas internacionales que ya se han ido forjando con grupos WIE de otros países (Colombia, Perú, Argentina, Panamá, Costa Rica, Paraguay, etc) y establecer vínculos con grupos de nuestro país a fin de seguir motivando a más jóvenes hacia el mundo STEM.

“El mensaje que puedo dar es que mantengan la curiosidad con la que todos nacimos, que busquen la manera de que su carrera y conocimiento puedan aportar al mundo, porque todos tenemos un granito de arena que aportar, y el tuyo puede hacer una gran diferencia. Que busquen las agrupaciones que trabajan en el área particular que les interesa y se acerquen, ya que en ellas pueden encontrar motivación, compañerismo y, por supuesto, conocimiento” complementó Belén Muñoz.

Belén Muñoz / Valeria Luco

Paloma Castillo

Añadir comentario

Siguenos

En nuestras redes sociales