Empoderadas

En Quillón se realizó la primera mesa conversatoria de mujeres temporeras intercomunales

La iniciativa se desarrolló con el respaldo de la Fundación “Unión Femenina” de la misma comuna

Con el apoyo de autoridades locales y con el objetivo de abordar los desafíos de su realidad laboral, hace algunos días se realizó  la primera mesa conversatoria de mujeres temporeras intercomunales, organizada por la Fundación Unión Femenina de la comuna de Quillón.

La jornada se llevó a cabo en el restaurante “Don Ginito”, ubicado en el sector Cerro Negro, Quillón, donde alrededor de 20 participantes  abordaron temas relacionados a contratos, el trato hacia las mujeres que realizan este trabajo y el rol que cumplen las autoridades sobre este tema.

Otro de los puntos a los que también se dio énfasis fue el desarrollo de esta actividad laboral bajo el contexto de covid-19 “logramos que las autoridades le dieran importancia a las  necesidades reales de las temporeras, por ejemplo viendo la posibilidad de contar con  agua potable, baños cercanos y que las condiciones de traslado sean según el protocolo de pandemia. Además, después de esta reunión logramos que en Ñuble el tema se tocara en el Consejo Regional” Comentó Susana Concha, presidenta de la Unión Femenina de la comuna de Quillón.

Según precisó la líder de esta agrupación, en Quillón aproximadamente en 15 días más se va a crear la primera agrupación de mujeres temporeras, iniciativa que en el corto plazo, espera ayudar a respaldar los objetivos y metas de estas trabajadoras.

Un área llena de desafíos

Siendo la agricultura uno de los principales sectores económicos  en nuestro país y donde se evidencia un aumento de un 142% en la participación de las mujeres en la fuerza laboral,  este rubro sigue manteniendo aspectos como la  inestabilidad laboral y  la precariedad en el quehacer de estas trabajadoras en  épocas como la Vendimia. De acuerdo al estudio “Empleo y condiciones de trabajo de mujeres temporeras” (2012) la informalidad afecta a cerca del 38% de las trabajadoras, mientras que el 50% de las temporeras  con mayores índices de pobreza no cuenta con un contrato.

Es por ello, que desde la Fundación Unión Femenina, hoy buscan dar un giro y visibilizar esta realidad, con el propósito de mejorar los respaldos y sus condiciones de  trabajo, entendiendo que las mujeres rurales deben avanzar en pos de mejorar  no solo las condiciones laborales, sino también su calidad de vida.   

Paula Cifuentes

Añadir comentario

Siguenos

En nuestras redes sociales